More

    Panamá le dice «no gracias» a las vacunas de China y Rusia

    Recientemente el Gobierno de Panamá desechó la compra de las vacunas Sinovac de China y Sputnik V de Rusia; porque las empresas encargadas de producirlas no podían entregarlas en el tiempo que el país panameño requería.

    El Secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación y Asesor del Consorcio de Investigación de Vacunas de Panamá, Eduardo Ortega, aseguró que «Nos sentamos con la Cancillería y el Ministerio de Salud en múltiples ocasiones para discutir el acceso a la vacuna de Rusia y China», sin embargo, la respuesta que obtuvieron fue que no tenía disponibilidad para el momento que exigía Panamá.

    «nos quedamos con Pfizer y astrazeneca»

    Si las dosis de los laboratorios chino y ruso no podían llegar antes de julio, agosto y septiembre de este año 2020; entonces «ya no eran necesarias”, ya que Panamá había realizado acuerdos para acceder a 9.2 millones de dosis de Pfizer, AstraZeneca y del mecanismo COVAX, con entregas masivas a partir de julio próximo.

    Panamá aprobó en el pasado mes de abril de este año 2021, el uso de emergencia de las vacunas Sinovac y Sputnik V; dónde el Gobierno panameño había solicitado a Rusia 3 millones de dosis, según información oficial publicada en el pasado mes de febrero de este año.

    Adquirirán dosis para inmunizar a toda panamá

    Panamá acordó la compra de 7 millones de dosis de Pfizer, 1.1 millones de dosis de AstraZeneca; y otras 1.1 millones por medio del mecanismo COVAX, de la Organización Mundial de la Salud (OMS); dónde preven invertir 104.4 millones de dólares para la compra de un total de 9.2 millones de dosis; suficientes para poder garantizar e inmunizar a toda la población panameña.

    El Gobierno de Panamá desde inicios de la pandemia, implemento un proceso de inmunización por niveles; dónde se conformaron por grupos las primeras personas en recibir las dosis, comenzando con el personal de salud de primera línea en contacto con el virus; seguidamente del personal de salud de segunda línea, el resto del personal de salud fuera de la primera y segunda línea; adultos mayores de 60 años, maestros y embarazadas, los cuales están siendo vacunados con Pfizer, mientras que AstraZeneca se destina a hombres mayores de 30 años y mujeres de 50 o más años, en un proceso totalmente voluntario y gratuito.