Uruguay y Canadá, democracias que demuestran la fortaleza de un gobierno organizado

El surgimiento de la pandemia del Covid-19 creó una crisis a nivel mundial que mostró las fortalezas y debilidades de la democracia en países en todo el mundo. De todas las regiones del mundo (con la excepción de Norteamérica), América Latina y el Caribe refleja el más suave descenso en la calidad de su democracia en 2020. Un logro relevante considerando que la región fue la más negativamente impactada en términos económicos y sanitarios por la pandemia.

Algunos países en la región han reflejado un aumento en la calidad de su democracia el año pasado. Uno de ellos fue Uruguay, debido al manejo llevado a cabo por el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou. En comparación con muchos países en la región que aplicaron una cuarentena, reduciendo algunos derechos básicos para evitar un incremento de casos, el gobierno de Lacalle Pou decidió que la manera de controlar la pandemia era evitar la cuarentena, y apeló para ello a la responsabilidad ciudadana. Gracias a esa postura, Uruguay evitó una recesión severa.

Canadá fue otro país en América que ha visto mejorar la calidad de su democracia en 2020. El gobierno del primer ministro Justin Trudeau ha dado un rol protagónico a expertos en epidemiología para guiar las políticas del Estado. Canadá es un país federal y por esa razón las provincias han desarrollado sus propias políticas de cuarentena en un contexto donde, sin embargo, el gobierno nacional ha tenido un rol central en la coordinación de las políticas para combatir la pandemia.

La respuesta eficaz de los gobiernos de Canadá y Uruguay a la pandemia muestra que democracias plenas pueden enfrentar desafíos sistemáticos respetando los derechos individuales y con una mirada científica.

Total
2
Shares
Related Posts